Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 2013
Astrogeología

Meteoritos primitivos

El análisis microscópico de las condritas, las rocas más antiguas del sistema solar, nos informa del aspecto que presentaba nuestro vecindario cósmico antes de que se formasen los planetas.

Wikimedia Commons/Captmondo/CC BY-SA 3.0

En síntesis

Los meteoritos condríticos se componen del mismo material que dio lugar a los planetas, satélites, asteroides y cometas. Cada grupo de condritas presenta sus propias características, tanto en textura como en composición.

A partir de sus propiedades, el autor y otros investigadores han inferido la ubicación aproximada de la región en la que se formó cada grupo de condritas y la abundancia relativa de polvo en cada zona de la nebulosa solar.

La distribución de polvo obtenida recuerda a la observada en los discos protoplanetarios de algunas estrellas de tipo T Tauri. Ello apuntaría a una semejanza entre dichos sistemas y los estadios iniciales del sistema solar.

Siento cierta compasión por los astrónomos. Solo pueden observar los objetos de su interés (estrellas, galaxias, cuásares) desde la distancia, en la pantalla de un ordenador o en forma de ondas de luz proyectadas por apáticos espectrógrafos. Sin embargo, quienes estudiamos planetas y asteroides podemos acariciar los fragmentos de nuestros cuerpos celestes más queridos. Durante mi licenciatura en astronomía pasé más de una noche de frío observando cúmulos estelares y nebulosas a través del telescopio. Y doy fe de que, desde un punto de vista emocional, sostener un fragmento de asteroide en las manos resulta mucho más reconfortante. Nos permite establecer un contacto real con unos objetos que, de otro modo, parecerían distantes y abstractos.

Los fragmentos de asteroide que más me atraen son las condritas. Estas rocas constituyen más del 80 por ciento de los meteoritos que caen desde el espacio. Deben su nombre a los cóndrulos que presenta la inmensa mayoría de ellas: diminutas esferas de material fundido que, a menudo, no superan el tamaño de un grano de arroz. Esos pequeños abalorios se formaron antes que los asteroides, en los estadios iniciales del sistema solar. Vistas al microscopio, las láminas delgadas de condritas presentan una gran belleza, no muy distinta de la que podemos apreciar en los cuadros de Wassily Kandinsky y otros artistas abstractos.

Las condritas son también las rocas más antiguas que los humanos hemos tocado jamás. Según las dataciones radioisotópicas, su origen se remonta a más de 4500 millones de años atrás; una época previa a la formación de los planetas, en la que el sistema solar no era más que el disco de gas turbulento que los astrónomos denominan nebulosa solar. La edad y composición de las condritas revela que constan de los mismos materiales primigenios que, tiempo después, se agregaron para formar planetas, satélites, asteroides y cometas.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.