Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2014
Clima

Una solución integral al carbono

¿Y si explotáramos los yacimientos de salmuera rica en metano y su energía se emplease para secuestrar carbono?

GALLERYSTOCK

En síntesis

Una manera de reducir las emisiones de carbono sería capturarlo antes de que se incorporase a la atmósfera y enterrarlo a grandes profundidades. Sin embargo, debido a su elevado coste, la mayoría de los países no lo llevan a cabo.

Una posibilidad consistiría en extraer salmuera caliente del subsuelo, inyectar en ella CO2 y volver a enterrarla. El proceso permitiría aprovechar la energía geotérmica del fluido y también extraer el metano disuelto.

Dicho ciclo resultaría económica y energéticamente rentable. La salmuera contenida en la costa del Golfo de EE.UU. permitiría almacenar una sexta parte de las emisiones del país y cubrir un sexto de su demanda de gas natural al año.

Se cuenta que Mark Twain dijo una vez que, aunque todo el mundo se queja del tiempo, nadie hace nada al respecto. Un Mark Twain moderno tal vez observase que todo el mundo habla del cambio climático, pero que nadie adopta medidas firmes. Una de las razones principales es económica. Reducir la acumulación atmosférica de dióxido de carbono —el principal factor humano responsable del calentamiento— implicaría un oneroso abandono del carbón y el petróleo como fuentes principales de energía. Una alternativa consistiría en capturar el CO2 emitido por la industria y almacenarlo en un lugar donde pudiese permanecer durante siglos. Sin embargo, la tecnología necesaria para ello implica también grandes costes.

Pero ¿y si fuese rentable hacer ambas cosas a la vez: producir enormes cantidades de energía y reducir las emisiones? ¿Y qué ocurriría si la tecnología necesaria para ello se ajustase a la infraestructura industrial ya existente? Tal situación podría tornarse realidad en la costa del Golfo estadounidense. Debido a sus peculiares características geológicas, dicha región resulta apta para enterrar ingentes cantidades de CO2 disuelto en salmuera caliente a varios kilómetros de profundidad. Al mismo tiempo, ese almacenamiento generaría un gran volumen de metano, el cual podría emplearse como combustible, así como calor para consumo doméstico. Por sí mismos, ni el almacenamiento de CO2 ni la producción de metano o de energía geotérmica son rentables. Sin embargo, algunos cálculos recientes demuestran que, combinados, dichos procesos reportarían buenos resultados tanto en EE.UU. como en otros países.

¿Metano? ¿Uno de los peores responsables del cambio climático? ¿El gas que puede fugarse en las zonas donde se han efectuado fracturaciones hidráulicas y cuya potencia de calentamiento resulta, molécula por molécula, 20 veces superior a la del CO2? En efecto, metano.

Para entender la idea, consideremos primero el proceso de captura y enterramiento, o «secuestro», de carbono. Fue pensar en tales objetivos lo que, junto con mis colaboradores, nos llevó a formular una propuesta aparentemente herética.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.