Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Especial
  • Noviembre 2018Nº 38

Historia

El ensayo "contra placebo" y el charlatanismo

Principio según el cual se compara la acción de un medicamento con la de una sustancia inerte no conocida como tal por el enfermo, el ensayo "contra placebo", se inventó a comienzos del siglo XIX para luchar contra el charlatanismo.

Menear

Hoy día, para que el ensayo sobre un nuevo medicamento sea válido ha de efectuarse a «doble ciego», es decir, de modo que ni el experimentador ni el sujeto sometido al ensayo sepan si lo que se está empleando es una sustancia activa o un placebo. Ningún indicio debe revelar la diferencia: sabor, forma y color, todo ha de ser idéntico. El engaño tiene que ser perfecto, de suerte que ambos individuos ignoren la verdad hasta que acabe la prueba.

Este método, común ahora, es absurdo. La idea de ponerse a prueba en situación de ceguera y de voluntaria ignorancia con el fin de ganar conocimiento no tiene nada de evidente. ¿Cómo ha llegado a asentarse tan paradójico método de prueba?

Sistematizado en el siglo XX y puesto en boga con la llamada «medicina basada en la evidencia», este principio metódico tuvo sus primeras formulaciones a finales del siglo xviii, con ocasión de los conflictos que enfrentaron a la medicina oficial con diversas corrientes heterodoxas que le disputaban su hegemonía. Frente a las pretensiones de las terapéuticas disidentes, la medicina se vio obligada a afinar sus métodos de prueba. En el transcurso de esa guerra contra el charlatanismo se inventó el procedimiento del ensayo en ciego.

El mesmerismo en ciego

A finales del siglo XVIII, Franz Anton Mesmer (1734-1815) pretendía curar a través del «magnetismo animal» y la imposición de las manos. Expulsado de Viena, el médico se refugió en 1778 en París, donde la moda del «mesmerismo» se adueñó de los salones. En la capital francesa no se hablaba de otra cosa que del fenómeno de marras, anunciador de un nuevo arte de curar. Ante la magnitud alcanzada por el movimiento, las autoridades reales ordenaron examinar con rigor científico los procedimientos curativos de Mesmer. Se nombró una comisión que procedió a hacer diversos ensayos y publicó, en 1784, un detallado informe sobre «el magnetismo animal».

Puede conseguir el artículo en: