Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 1980
Oceanografía

Las áreas oceánicas más productivas

Las áreas muy ricas en pesca, que habían hecho concebir esperanzas excesivas en los océanos como "reservas inagotables de proteínas", son muy limitadas. La mayor parte de la extensión de los mares es comparable a un desierto.

Dinoflagelada del género Dinophysis. Las dinoflageladas típicas poseen un flagelo transversal y otro longitudinal, de distinta estructura y tamaño, que se insertan en la parte ventral del organismo y se alojan, respectivamente, en un surco transversal y otro longitudinal (bordeados por láminas en forma de orla en el Dinophysis de la fotografía). Si se exceptúan algunas formas desnudas, las dinoflageladas poseen una cubierta celular compleja. Predominan en el fitoplancton de aguas estratificadas y pobres, aunque en ciertos casos en que a la estratificación del agua se une un aporte suficiente de nutrimento pueden alcanzar densidades de población muy elevadas y dar lugar a las denominadas "mareas rojas". [Ramón Margalef y Marta Estrada]

El desconocimiento engendra tanto temores injustificados como esperanzas excesivas; los progresos de la ciencia oceanográfica han ido disipando unos y otros en relación con los mares. Sólo algunos políticos y funcionarios poco enterados siguen refiriéndose a la despensa inagotable de los mares. Hoy día, los biólogos marinos saben mejor a qué atenerse. Lo que más ha contribuido aun conocimientobastante preciso de la capacidad de producción de los mares fue la utilización, después de la segunda guerra mundial, del isótopo radiactivo de carbono, 14C, como trazador para medir la capacidad de producción del plancton vegetal o fitoplancton. Este método, introducido por un científico danés, Steemann-Nielsen, fue rápidamente adoptado en todas las campañas de estudio; y así, se dispone actualmente de decenas de miles de determinaciones en estaciones y profundidades diversas de diferentes mares. Se pueden hacer algunas críticas al método, y más a la forma como a veces se emplea, pero no hay duda de que el conjunto de datos es comparable y coherente con otra información que se tiene acerca de la vida marina, como, por ejemplo, la cantidad de alimento necesaria para sustentar las poblaciones de animales, o el intercambio de gases, principalmente oxígeno y anhídrido carbónico, que se manifiesta por el cambio de sus concentraciones en el agua.

Las algas del plancton sólo se pueden multiplicar donde llega luz suficiente, es decir, en las capas superiores del mar. Se puede aceptar que el espesor de la zona fótica o iluminada, donde hay un balance neto positivo de producción, es alrededor de dos veces la profundidad hasta la que puede verse un disco blanco, denominado disco de Secchi, que se sumerge en el agua. Dicha profundidad varía según los mares. En el Mediterráneo, la profundidad de visión del disco de Secchi alcanza hasta 45 metros y la fotosíntesis es positiva hasta un centenar de metros aproximadamente. Otros mares son menos transparentes, lo que es debido, en parte, a que contienen mucho plancton en suspensión. Las grandes algas costeras y praderas de plantas fanerógamas que cubren algunos fondos pueden ser impresionantes, pero contribuyen probablemente mucho menos del 5 por ciento a la producción primaria total de los mares.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.