Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2010
Desarrollo

El síndrome de estrés postraumático en el bebé prematuro

El recién nacido prematuro es fisiológicamente inmaduro y emocionalmente vulnerable. Tras el alumbramiento, se enfrenta a un contingente de estímulos adversos y nocivos en la más absoluta indefensión.

Echandia

En los primeros días de su existencia, el ser humano, al igual que los animales, responde con temor a determinadas situaciones que le indican un aumento del riesgo para su integridad. La naturaleza nos muestra cómo bebés y crías ven tambalearse a sus incipientes recursos físicos y mentales durante los primeros meses de su vida, ante la deprivación de una figura potencialmente dadora de cuidados. Una gran fragilidad compromete todo su ser. Si la deprivación persiste, defensas y recursos claudicarán.

Las actividades fundamentales de la mente del recién nacido, aunque sólo se manifiestan después de su nacimiento, NO se originan después del nacimiento. El feto se encuentra fisiológicamente equipado para la respiración pulmonar y la vida extrauterina, en ausencia total del medio acuoso en que durante meses se fue gestando cuidadosamente su ser. Así mismo lo está para la vida mental, aunque en este dominio le quede todo por aprender.

Para que se produzca la activación y el desarrollo de dicho equipamiento, junto con las diversas funciones físicas y neuronales del recién nacido se precisa indefectiblemente de un estímulo. Tal estímulo nace de la interacción con el otro. Al igual que las crías de otras especies, los recién nacidos humanos están preprogramados para desarrollarse de manera socialmente cooperativa, al estar dotados del germen que nos impulsa al establecimiento de un vínculo de apego, esencial para la vida. Que lo hagan o no, depende, en gran medida, de cómo son tratados.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.