Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2011
Radiactividad

Radiaciones ionizantes

Sobre la radiación ambiente, sus efectos sobre la salud y el accidente de Fukushima.

STEFAN KÜHN, WIKIMEDIA COMMONS

A raíz de los daños sufridos en la central nuclear de Fukushima como consecuencia del tsunami provocado por el terremoto que asoló Japón el pasado mes de marzo, hemos podido leer gran cantidad de noticias sobre las fugas radiactivas y su impacto ambiental. La variedad y complejidad de los conceptos que subyacen bajo los datos publicados dificultan su interpretación por parte del público y los propios medios. A continuación presentamos una breve guía para orientarse en este mar de información.

La radiactividad es un fenómeno natural que experimentan ciertos núcleos atómicos inestables. Durante su proceso de transformación (desintegración) hacia un estado de menor energía, tales núcleos radian partículas con energía suficiente como para ionizar la materia, motivo por el que pueden resultar perjudiciales para la salud.

 Resulta imposible saber cuánto tiempo tardará un núcleo en desintegrarse: se trata de un proceso aleatorio que puede tardar desde un nanosegundo hasta miles de millones de años en acontecer. Lo que sí podemos conocer es la probabilidad de que un núcleo se desintegre pasado cierto tiempo. Para cuantificarla, se emplea el período de semidesintegración. Esta cantidad expresa el tiempo que debe transcurrir para que, en una muestra de material compuesta por una gran cantidad de núcleos de la misma especie, se desintegren la mitad de ellos. Por ejemplo, transcurridos cuatro períodos de semidesintegración, el número de núcleos radiactivos se habrá reducido en un factor dieciséis.

La actividad radiactiva de una muestra nos informa del ritmo al que se producen las desintegraciones. Se cuantifica en becquerelios (Bq). Un Bq equivale a una desintegración nuclear por segundo. Conocidos el período de semidesintegración de una especie y la cantidad de isótopos radiactivos en una muestra, resulta sencillo calcular su actividad. Por ejemplo, el período de semidesintegración del cesio-137 asciende a 30,2 años, por lo que una cantidad de 3,13·10-12 gramos de cesio-137 exhibirá una actividad de 10 Bq. Nótese que el período de semidesintegración depende solo del tipo de núcleo considerado, mientras que la actividad depende también del tamaño de la muestra.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.