Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Especial
  • Diciembre 2018Nº 39

Enfermedades infecciosas

El dengue en Latinoamérica

En las últimas décadas, esta enfermedad potencialmente mortal transmitida por mosquitos se ha convertido en un grave problema de salud que amenaza a más del cuarenta por ciento de la población mundial.

Menear

El dengue, una enfermedad humana causada por un virus transmitido por mosquitos, aflige de 50 a 100 millones de personas y causa cerca de 25.000 muertes anualmente, sobre todo en regiones tropicales y subtropicales del planeta. En América, el principal vector es el mosquito de la fiebre amarilla: Aedes aegypti. Los síntomas incluyen fiebre, cefalea, fuertes dolores articulares y musculares, náuseas, vómitos y sarpullidos. La enfermedad puede complicarse y derivar en dengue hemorrágico (DH), una variante potencialmente mortal que se caracteriza por fiebre alta, daños a los vasos sanguíneos y linfáticos, sangrado por la nariz, encías y bajo la piel, inflamación del hígado y fallo circulatorio; estos síntomas pueden empeorar y causar hemorragias masivas, shock y muerte.

Existen cuatro serotipos del virus del dengue. La coinfección o la sucesión de infecciones causadas por diferentes serotipos aumentan la probabilidad de desarrollar dengue hemorrágico. La enfermedad no se cura. Solo se tratan los síntomas, mediante consumo de líquidos, transfusión de plaquetas y cuidados paliativos del dolor.

Brotes y epidemias

Se desconoce todavía el origen de la enfermedad. Algunas investigaciones apuntan a regiones de África e Indochina; otros indicios señalan la región tropical de Asia. Se produjeron brotes de enfermedades con síntomas similares en China en los años 265-240 d.C., pero el primer brote de dengue bien documentado ocurrió en Filadelfia en 1780. Durante los siglos XVIII, XIX y principios del XX, grandes epidemias de enfermedades parecidas al dengue azotaron América continental y las islas del Caribe. La primera epidemia confirmada mediante pruebas de laboratorio tuvo lugar en la cuenca del Caribe y en Venezuela entre 1963 y 1964. Entre 1968 y 1969 se produjo otra epidemia en la misma región.

Durante los años cincuenta y sesenta, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) emprendió una campaña para el exterminio del mosquito Aedes aegypti con el propósito de eliminar la fiebre amarilla y el dengue. Se logró que el dengue disminuyera en la región durante la década de los setenta, si bien ocurrieron varios brotes en el Caribe y Centroamérica.

La campaña contra el mosquito fue abandonada de forma gradual, con lo que Aedes aegypti volvió a infestar la región. La primera gran epidemia ocurrió en Cuba en 1981: se registraron 344.000 casos de dengue, 10.312 casos de dengue hemorrágico y 158 muertes. Otras epidemias devastadoras fueron las de Brasil (1986-1987), Venezuela (1989-1990) y Perú (1990), entre otras. Desde entonces, se han detectado graves aumentos en la incidencia de la enfermedad en la mayoría de los países latinoamericanos. Cada año se registran numerosos casos de DH en Sudamérica, Centroamérica y en el Caribe.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados