Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Salud pública

Palos en las ruedas

Sin la publicación completa de las investigaciones sobre el virus de la gripe aumenta el riesgo de no estar preparados para la próxima pandemia.

Dan Higgins, cortesía de CDC/Douglas Jordan

Pese a todos los avances médicos realizados en el último siglo, no estamos todavía preparados para combatir una pandemia de gripe grave: las vacunas existentes son específicas para los virus circulantes y lleva más tiempo preparar una vacuna contra el nuevo virus pandémico que lo que tarda este en propagarse; no se dispone de la cantidad suficiente de antivíricos para tratar a un número elevado de pacientes, y es imposible predecir el momento, la gravedad y la cepa causante de la próxima pandemia.
¿Qué tipo de investigaciones deben priorizarse? Por un lado, necesitamos desarrollar vacunas que nos protejan de cepas múltiples. Por otro, se requieren nuevos antivíricos, ya que el virus de la gripe es capaz de desarrollar resistencia contra los antivíricos existentes. Y por último, para poder atajar una pandemia antes de que surja, resultaría de gran utilidad conocer los mecanismos de generación de virus pandémicos.

Con respecto a esa última área de investigación, se ha desatado un intenso debate. Ron Fouchier, del Hospital Universitario Erasmus en Róterdam, y Yoshihiro Kawaoka, de la Universidad de Wisconsin-Madison, enviaron a Science y Nature sendos artículos sobre sus últimos experimentos con virus H5N1. Sin embargo, por indicación del Consejo Asesor Científico Nacional para la Bioseguridad de EE.UU. (NSABB), todavía no se han publicado.

De esos virus sabemos que inducen una enfermedad fulminante en aves de corral. Que se han extendido y establecido en distintos países de Asia y África. Que se han detectado más de 500 casos de infecciones en humanos, de las cuales más de la mitad han acabado en fallecimiento. Y que no se transmiten entre humanos. Desconocemos, en cambio, si desarrollarán la capacidad de transmitirse en humanos (lo cual desencadenaría una pandemia) y, en ese caso, si su virulencia sería como la que presenta en aves de corral (pandemia devastadora) o más cercana a la de la pandemia H3N2 de 1968 (menos grave).

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.