Hongos patógenos en la selva

Los bosques de los trópicos están siendo destruidos o transformados a escala global, lo que conlleva la proliferación de numerosas enfermedades fúngicas en las plantas.

Tras una perturbación, el bosque tropical tiende a regenerarse por sí solo y atraviesa distintas fases en que unas especies se sustituyen por otras. Durante las primeras etapas de esta sucesión ecológica las plantas se muestran más vulnerables a las infecciones por hongos, en especial las plántulas del sotobosque (imagen). [Cortesía de J. Benítez Malvido]

Los organismos patógenos controlan numerosos procesos ecológicos y evolutivos en los ecosistemas naturales. En las comunidades vegetales, desempeñan funciones importantes: no solo influyen en la incorporación de nuevos individuos a las poblaciones de plantas (reclutamiento), sino que también determinan la composición de especies, al modificar de distinto modo la supervivencia, crecimiento y fecundidad, y al reducir la capacidad competitiva de las plantas afectadas.

En los bosques tropicales, las interacciones entre las plantas y sus agentes patógenos, entre ellos, hongos, nemátodos, viroides, virus, bacterias y plantas parásitas, han recibido una atención muy limitada. No obstante, tales organismos ayudan a mantener la gran diversidad de especies propia de esos ecosistemas, facilitan los procesos de sucesión ecológica (sustitución de unas especies por otras durante la evolución de un ecosistema) y promueven la diversidad genética y la estructura de las poblaciones hospedadoras.

Si bien en condiciones naturales los hongos patógenos desempeñan funciones importantes desde un punto de vista ecológico, la alteración del medio por la excesiva presión humana promueve la proliferación de las infecciones fúngicas en las plantas, lo que contribuye a degradar aún más el hábitat.

Los hongos (incluidos los Oomycetes, grupo de protistas filamentosos parecidos a los hongos) representan la principal causa de enfermedades en las plantas. Cerca del 75 por ciento de todas las patologías vegetales son de origen fúngico. Junto con los insectos fitófagos, constituyen la mayor amenaza en las plantas cultivadas y en las silvestres. La infección por hongos puede causar necrosis extensiva o local, o un crecimiento anómalo en las diferentes estructuras de las plantas.

La perturbación de los bosques tropicales por actividades humanas, como la tala selectiva, la deforestación y la apertura de caminos, provoca la fragmentación del hábitat y modifica los factores abióticos del entorno (las características físicas como la luz, la temperatura y la humedad) y los factores bióticos (relativos a los seres vivos, como la identidad y densidad de individuos de la planta huésped). Todo ello favorece la aparición de daños por hongos y cambia la abundancia y riqueza de insectos herbívoros que pueden actuar como vectores de enfermedades.

En el presente artículo se examinan las condiciones ambientales que determinan la proliferación de hongos en el bosque tropical y se analiza el impacto de las actividades humanas sobre los niveles de infección fúngica. Los ejemplos aquí mencionados proceden de estudios realizados en sistemas tropicales naturales, mucho menos abundantes en la bibliografía que las investigaciones sobre patologías en sistemas agrícolas.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.