Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2017
Psicología del deporte

Un entrenamiento de élite

Los mejores entrenadores adoptan métodos de tinte psicológico para motivar a los deportistas. Una de las estrategias se basa en tres puntos clave: competencia, relaciones y autonomía.

GETTY IMAGES - OTTO GREULE JR.

En síntesis

El método de entrenamiento disciplinario pierde adeptos a medida que aumenta el número de entrenadores que valoran los enfoques más psicológicos.

Numerosos seleccionadores resaltan la importancia de las relaciones con sus jugadores y entre los propios deportistas.

Los entrenadores reputados también alientan la autonomía, pilar esencial de la motivación personal.

El activo más poderoso del equipo de baloncesto nacional estadounidense en los tres últimos Juegos Olímpicos ha sido un veterano de pelo cano y de 1,78 metros de estatura, quien cuenta con un record de victorias sin precedentes. Nos referimos a Mike Krzyzewski, entrenador que consiguió que Estados Unidos ganara la medalla de oro en las Olimpiadas de 2008, 2012 y en las que se celebraron el año pasado en Río de Janeiro. A lo largo de los 36 años que permaneció como seleccionador de los Blue Devils de la Universidad Duke, cosechó más de 1040 victorias, un número superior al de cualquier otro entrenador de baloncesto de primera división en la historia de la Asociación Nacional de Deportistas Universitarios estadounidense. Los cinco triunfos logrados en campeonatos nacionales colocan al Entrenador K (Coach K) como el segundo mejor preparador de todos los tiempos.

¿Qué hace falta, además de saber mantenerse en el cargo, para acumular tantos títulos? Los psicólogos deportivos llevan décadas analizando esta cuestión. La mayoría de las investigaciones se han centrado en lo que significa ser un gran líder. No obstante, y pese a la multimillonaria industria de libros y seminarios existente sobre el tema, muchos psicólogos del deporte consideran que el concepto de liderazgo sigue siendo vago. «Ahora sabemos que no es un conjunto de atributos lo que deben poseer los grandes líderes», explica Daniel R. Gould, profesor de psicología aplicada al deporte de la Universidad estatal de Michigan. Más bien, lo que parece importante es el tipo de relación que desarrolla un entrenador con los deportistas y su capacidad para fomentar en ellos la autonomía y la motivación.

El Entrenador K. no lo refuta. Atribuye su éxito, al menos en parte, a una epifanía que vivió observando a su familia a la hora de la cena. Hace años, se fijó en la manera en que se relacionaban su mujer Mickie y sus tres hijas, en el interés mutuo que manifestaban por sus actividades diarias y la empatía que mostraban hacia sus sentimientos y los de otras personas. Krzyzewski fue desarrollando una filosofía y un estilo de entrenamiento basados en escuchar a los jugadores y afianzar la relación con ellos.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.