Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2006
Rendimiento cognitivo

Envejecimiento y actividad laboral

Los directivos tienden a contratar a los jóvenes y prescindir de los entrados en años. Todo un error, según demuestra la investigación del cerebro.

GEHIRN & GEIST / manfred zentsch

En síntesis

Ante la perspectiva de una contratación laboral, suelen descartarse los candidatos de edad avanzada porque se considera que carecen de rapidez, memoria y flexibilidad, por lo que su rendimiento resultará inferior.

No obstante, las investiga­ciones demuestran que al en­vejecer se refuerzan algunas funciones cerebrales para compensar la ralentización de otros aspectos.

Los mayores aventajan a los jóvenes en su saber derivado de la experiencia. Por otro lado, su menor velocidad de reacción se basa en una estrategia: reaccionar con más cautela en las tareas de decisión y evitar así los errores.

Demasiado lentos, olvidadizos y poco flexibles. A contrarreloj se les acumulan los errores; les es ajeno el trabajo en equipo y las nuevas técnicas; esto es lo que piensan muchos sobre los empleados algo mayores. Los jefes de personal se suelen decidir rápidamente por los veinteañeros.

Esta praxis, ampliamente extendida, no tiene en cuenta el mercado laboral. La edad de jubilación se retrasa y, por tanto, aumenta el número de quienes han de trabajar durante más tiempo. Ha caído la renovación generacional. En el sector de la ingeniería, entre otros, se ha llegado a una situación paradójica: mientras los ingenieros con más de 45 años encuentran grandes dificultades para su contratación, los empresarios se quejan de la falta de candidatos, de la escasez de jóvenes bien formados. No se repara en ese número importante de maduros cualificados. Urge cambiar los planteamientos; quien considere que un candidato "de más de 45 años" es una "persona gastada" podría estar prescindiendo de una fuente óptima de capacidad productiva.

Pero, ¿se trata sólo de prejuicios? ¿No es acaso cierto que las personas maduras rinden menos en el trabajo? Sobre esa cuestión cuya respuesta afi rmativa se da por sentada conviene distinguir: unas tareas sí y otras no. En algunas son mucho mejores que los jóvenes. Neurocientífi cos y neuropsicólogos investigan esas ideas en el marco de la gerontología cognitiva.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.