Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2008
Estrés

Fobia laboral

¿En qué consiste y cuáles son las causas del miedo al trabajo?

Muchas personas con ergofobia padecen miedo existencial. Viven preocupados por no rendir lo suficiente en el trabajo y que puedan perder el empleo. [Gehirn und Geist / Stefanie Schmitt]

En síntesis

Por lo general, el miedo al lugar de trabajo o ergofobia se halla relacionado con experiencias laborales y tareas concretas o compañeros determinados.

Los afectados sufren síntomas físicos y psíquicos, entre ellos, sudores, taquicardia, miedo generalizado, depresión y ansiedad social.

En los casos más graves, los pacientes evitan su lugar de trabajo a toda costa. La psicoterapia cognitiva puede ayudar a estos afectados.

A Manuela Herrera no le agrada recordar lo que vivió hace un año, cuando trabajaba de auxiliar de banca. Cada mañana atravesaba la puerta giratoria de la sucursal bancaria con las manos bañadas en sudor y dolores de estómago. «¡Que no se te ocurra cruzarte con Fraguas, el de morosos, ni irritar a Iñiguez, el jefe de departamento!» Llegó un momento en que nuestra joven oficinista no aguantó más y se puso en manos del médico. Le concedió una larga temporada de baja por enfermedad.

A diario, los acontecimientos influyen en nuestro trabajo. De múltiples maneras. No hay que extrañarse, pues a la ocupación laboral le dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo. Aunque todas las experiencias negativas dejan su impronta, algunos sienten profunda desazón al pensar en el puesto de trabajo. Son los que padecen ergofobia, provocada por un trauma, estrés o acoso. Pacientes y médicos relacionan tal estado anímico con la profesión solo si el afectado tiene la baja mucho tiempo o no quiere regresar a su puesto de trabajo al dársele el alta.

La angustia psíquica es tabú

Una razón que explica semejante conducta nos la ofrece la encuesta llevada a cabo en 2004 por el Instituto demoscópico Forsa. Según afirmó el 30 por ciento de los encuestados, su superior no entendía el absentismo laboral por problemas psíquicos. Además, para un 56 por ciento resultaba más desagradable pedir la baja por razones psíquicas que por causas corporales. Los problemas psíquicos constituyen un tabú en el mundo laboral. Por eso se apela a los dolores de espalda o la migraña, más aceptados. Pero cuando el médico aborda a fondo el problema, se evidencia el mal real del sujeto.

Los temores al puesto de trabajo tienen que ver con situaciones y tareas concretas o con determinados compañeros. A muchos les afecta la posibilidad de hacer algo mal o no dar la talla. Otros son víctimas del acoso, siempre pendientes del próximo comentario hostil. Hay quienes se angustian por falta de ventilación en una oficina pestilente. Lo más extendido suele ser el miedo existencial que hace de la jornada laboral un auténtico infierno: el miedo a quedarse en paro.

Nuestro equipo para la rehabilitación psicosomática en la Universidad de Medicina Charité de Berlín viene desarrollando, desde 2005, cuestionarios de autoevaluación sobre el miedo al lugar de trabajo. La escala enumera las emociones y las situaciones que pueden surgir en el miedo trabajo a partir de preguntas como: ¿Tiene la sensación de hallarse sometido en su lugar de trabajo a la arbitrariedad y a las injusticias? ¿Siente pánico u otros trastornos anímicos? ¿Mantiene una relación problemática con los jefes y compañeros? Los encuestados marcan con una cruz, en una escala de varias opciones, la intensidad con la que experimentan estas circunstancias.

Este artículo incluye

«Un lugar que da miedo»

    • Rabea Rentschler

El psiquiatra Michael Linden investiga las fobias al lugar de trabajo, sus causas y los factores de riesgo así como su complejidad terapéutica.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.