Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Especial
  • Junio 2015Nº 9

Salud pública

Polio: último acto

Mientras el número de casos de poliomielitis disminuye, las autoridades sanitarias de todo el mundo han de enfrentarse a un problema inquietante: uno de los componentes de la vacuna antipoliomielítica más utilizada en la actualidad produce más alteraciones que el virus al que supuestamente combate.

Menear

Las sombras se alargan en la cafetería de una de las residencias del gigantesco campus de la facultad de medicina Christian de Vellore, en la India. Centrado en un tema al que ha dedicado sus últimos años, T. Jacob John no advierte ni la luz ya mortecina ni la nube de mosquitos. Habla de la vacuna oral contra la polio.

John, un hombre delgado que habla y se mueve con una rapidez que contrasta con sus 76 años, es uno de los mayores expertos sobre la polio en la India. Especializado en pediatría, virología y microbiología, ha criticado durante mucho tiempo la continua dependencia de la vacuna antipoliomielítica oral (VPO), utilizada durante casi veinticinco años en la campaña internacional que pretende erradicar del planeta esta enfermedad paralizante y, a veces, mortal. La vacuna es una herramienta magnífica e imperfecta a la vez. Barata y fácil de administrar (cada dosis consiste en unas gotas de una solución oral), ha conseguido que el mundo vislumbre en el horizonte la erradicación de la polio. En efecto, la Organización Mundial de la Salud anunció el pasado mes de enero que no se había producido ningún caso de polio en la India en el último año. Sin embargo, si la distribución de la vacuna no se planifica con cuidado, su uso continuado, al menos tal y como se lleva a cabo hoy en día, podría impedir la erradicación mundial de la enfermedad.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados