Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Aceleradores de plasma

Un nuevo método de aceleración de partículas, en el cual las partículas avanzan sobre una onda de plasma, promete aplicaciones de muy diverso tipo.
Algunas de las preguntas más profundas sobre la naturaleza del universo se contestan gracias a los aceleradores de partículas. Esas máquinas enormes aceleran, hasta casi la velocidad de la luz, partículas dotadas de carga y las hacen chocar entre sí. Recrean de ese modo las condiciones de nuestro universo cuando nacía en la gran explosión. Con el análisis de los restos que las colisiones dejan tras de sí esperamos descubrir la interconexión entre las fuerzas y partículas del universo, que tan dispares parecen, para formular una teoría unificada. Por desgracia, cuanto más cerca se está de esa solución, mayor es la energía y el coste de los aceleradores de partículas necesarios para seguir adelante.
El Gran Colisionador de Hadrones (LHC), de 8,6 kilómetros de diámetro, ahora en construcción en el CERN, el laboratorio europeo de física de partículas que se encuentra en la frontera franco-suiza, va a ser el mayor acelerador de partículas del mundo. Cuando quede terminado en 2007, las colisiones de sus dos haces de protones, de siete billones de electronvolt, nos harán saber de dónde reciben las partículas su masa. (Un electronvolt es la energía cinética que una diferencia de potencial de un volt proporciona a una partícula con una carga de la misma magnitud que la del electrón.) Otras máquinas actualmente en funcionamiento intentan explicar por qué el universo contiene más materia que antimateria y nos van dando una idea del estado primordial de la materia, el plasma de quarks y gluones. Todos estos colisionadores se basan en un método que tiene ya muchos años: acelerar las partículas con microondas.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.