Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 22/06/2018 - DESARROLLO EMBRIONARIO

    Logran modificar la forma de los tejidos embrionarios mediante optogenética

    Con ello se está más cerca de la creación de tejidos biológicos con formas personalizadas, lo que tiene importantes repercusiones en medicina regenerativa.

  • 21/06/2018 - Toxicología

    Abuelos expuestos, nietos afectados

    En ratones, los efectos negativos del bisfenol A, compuesto tóxico presente en botellas de plástico, dentífricos o resinas, se observan más allá de la segunda generación. En concreto, la sustancia podría afectar la vocalización de los descendientes.

  • 20/06/2018 - Genética

    Una levadura desafía al código genético

    Entre las reglas verdaderamente inviolables de la vida está la inmutabilidad del código genético. Bacterias, plantas, personas: los seres vivos construyen sus proteínas siguiendo unas mismas instrucciones, codificadas mediante secuencias de unos mismos grupos de tres letras. Pero siempre hay quien que va por libre.

  • 20/06/2018 - Alimentación

    Alimentos de doble filo

    Los aperitivos ricos en grasas e hidratos de carbono activan de manera intensa las áreas cerebrales de recompensa, lo que los convierte en muy gratificantes.

  • 19/06/2018 - Astrofísica

    Cuando una estrella se cruza con un agujero negro

    Se ha observado por primera vez de forma casi directa la fragmentación de un objeto por un agujero negro y la creación de un chorro de partículas ultraveloces.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Diciembre 1981Nº 63

Astrofísica

Ondas gravitatorias procedentes de un pulsar orbital

La predicción, realizada por Einstein en 1915, de que una masa acelerada debía radiar energía en forma de ondas gravitatorias halla su plena confirmación en la contracción lenta de la órbita de un pulsar en torno a una estrella compañera.

Menear

La teoría de la relatividad general de Einstein, publicada en 1915, predice algo tan extraordinario como lo siguiente: una masa que se acelere deberá radiar energía en forma de ondas gravitatorias. Sin embargo, las ondas son tan débiles y su interacción con la materia tan diminuta, que el propio Einstein puso en duda que pudieran nunca detectarse. La hora de la confirmación llegó en 1974, cuando se descubrió un objeto adecuado para poner a prueba la predicción: el pulsar binario PSR 1913 + 16. La designación indica que el pulsar radioemisor y su compañera radiosilenciosa de órbita están situados en los mapas astronómicos del cielo a la ascensión recta de 19 horas 13 minutos y a la declinación de + 16 grados, lo que sitúa al pulsar binario en la constelación del Aguila. En observaciones realizadas con los mayores telescopios ópticos no se ha podido observar objeto alguno que emita destellos periódicos en la posición, determinada por radio, del pulsar. No debe sorprendernos: entre los más de 300 radiopulsares identificados desde que Jocelyn Bell y Anthony Hewish, de la Universidad de Cambridge, descubrieron el primero en 1967, sólo dos son observables como pulsares visibles.

Los astrónomos contemporáneos están en general de acuerdo en que los pulsares son estrellas muy pequeñas, extremadamente densas y en rápida rotación, compuestas principalmente de neutrones, que son los restos de explosiones de supernova. Las estrellas de neutrones en rotación emiten un haz de ondas de radio, fuertemente direccional, que barre el cielo una vez por rotación estelar. El observador recibe un impulso de radioondas siempre que el haz de radio procedente de la estrella apunta a la Tierra; de ahí el nombre de pulsar. Se halla éste constituido por casi tanta materia como el Sol, a pesar de tener un diámetro de sólo 20 o 30 kilómetros; sus átomos han sido literalmente machacados hasta perder su naturaleza, debido a las intensas fuerzas gravitatorias. Se observa que los pulsares giran a velocidades de hasta 30 veces por segundo. Parte de esta vasta reserva de energía cinética de rotación se convierte (a través de un mecanismo todavía no aclarado) en radioemisión.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.