Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Mayo 1999Nº 272

Biotecnología

Biotecnología con cianobacterias

Estos seres unicelulares, responsables del cambio más drástico que ha sufrido la evolución de la vida en la Tierra, presentan una versatilidad metabólica de sumo interés en agricultura y medio ambiente.
y otros
Menear
Las cianobacterias, también denominadas cianofíceas o algas verde-azuladas, se numeran entre los seres más antiguos conocidos. En depósitos calcáreos del oeste del continente australiano se hallan fósiles de más de 3000 millones de años de antigüedad. Algunas especies de estas primitivas algas microscópicas dominaron el Precámbrico, llamado por ello mismo ''la era de las algas verde-azuladas''. Las cianobacterias son procariotas, es decir, seres unicelulares carentes de núcleo diferenciado.
Pese a su naturaleza elemental, están capacitadas para realizar fotosíntesis oxigénica, análoga a la que acometen las plantas superiores. Por el proceso de fotosíntesis se convierte la energía lumínica en química, liberándose oxígeno procedente de la ruptura de moléculas de agua. Esta singular actividad para fotolisar el agua resultó decisiva en la evolución de la vida en la Tierra, pues la acumulación del O2 desprendido posibilitó la aparición de una atmósfera aeróbica semejante a la actual. Además, tales procariotas fueron precursores de los cloroplastos de plantas superiores y algas eucariotas, orgánulos con los que guardan un estrecho parecido.

Puede conseguir el artículo en: