Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Decrecimiento energético

O reducimos el consumo y nos pasamos a las renovables o no superaremos la crisis energética que se cierne sobre el planeta.

NARVIKK/ISTOCKPHOTO

Las Naciones Unidas han declarado el 2012 Año Internacional de la Energía Sostenible para todos. La iniciativa no podía ser más oportuna. Estamos a las puertas del declive de producción del recurso energético más estratégico: el petróleo. Si el consumo continúa creciendo al ritmo actual, en 2060 se producirá el agotamiento de las reservas totales de recursos energéticos no renovables (petróleo, gas natural, uranio y carbón). Por otra parte, las energías renovables permiten un uso menos intensivo y ofrecen una menor disponibilidad que las no renovables. Nos enfrentamos, pues, a un progresivo decrecimiento energético global que será especialmente intenso en los países más desarrollados y que acarreará profundas consecuencias sobre el actual sistema de desarrollo.

¿En qué baso esas afirmaciones? Durante mi actividad como profesor de ingeniería en la Universidad Politécnica de Cataluña, director de un centro de innovación tecnológica (CDEI-UPC) e impulsor de una fundación de fabricantes de bienes de equipo orientada a la innovación (CEQUIP), siempre había pensado que las limitaciones energéticas eran un tema aún lejano y que las medidas que se estaban adoptando para paliar el cambio climático eran las adecuadas.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.