El aborto farmacológico

La interrupción del embarazo con mifepristona y misoprostol es segura y eficaz.

[Mesa Schumacher]

En 2016, la Agencia Federal de Fármacos y Alimentos (FDA) de Estados Unidos aprobó una combinación de dos medicamentos, la mifepristona (también llamada RU-486) y el misoprostol, para inducir el aborto sin cirugía. En 2019, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades comunicaron que alrededor del 42 por ciento de todos los abortos de ese país se practicaron con medicamentos. [En España fue del 19 por ciento en 2020, según se desprende de un informe del Ministerio de Sanidad.]

El proceso comienza con la toma de mifepristona antes de transcurridas diez semanas desde la última menstruación. Uno o dos días después se toma el misoprostol. Aunque ambos fármacos funcionan por separado, son más eficaces juntos. La mifepristona bloquea la acción de la progesterona en el útero, que queda incapacitado para sustentar la gestación. El misoprostol, además de otras acciones, inicia las contracciones uterinas.

Los estudios han demostrado que el aborto farmacológico es seguro y eficaz. Así, en uno de la Universidad de California en Los Ángeles llevado a cabo en 2015, el 99,6 por ciento de las más de 30.000 mujeres que deseaban abortar con medicamentos pudieron interrumpir el embarazo. Según una revisión de ensayos clínicos publicada en 2013, con la administración conjunta de mifepristona y misoprostol, solo el 0,3 por ciento de las más de 45.000 mujeres estudiadas presentaron complicaciones que precisaron hospitalización. Hubo fallos ocasionales del tratamiento en embarazos de más de ocho semanas o si no se habían seguido las instrucciones. La tasa de mortalidad asociada a los medicamentos es inferior al 0,001 por ciento.

Puedes obtener el artículo en...

Contenidos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.