Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2013
Genética de poblaciones

La historia de los gitanos europeos

El estudio de su genoma indica que migraron a Europa desde la India hace unos 1500 años.

CORTESÍA DE LOS AUTORES

Los más de diez millones de gitanos que viven en Europa constituyen la mayor minoría étnica del continente. Sin embargo, la historia del pueblo gitano, también denominado romaní, es una de las más desconocidas debido a la inexistencia de una tradición oral o escrita sobre su origen y dispersión.

Las similitudes lingüísticas entre el idioma romaní y las lenguas indoeuropeas del subcontinente indio, así como los rasgos antropológicos compartidos (nomadismo y estructura social, entre otros) apuntan a un posible origen de los gitanos en el sur del continente asiático. No obstante, la historia cultural y genética de un pueblo no son necesariamente concordantes, ya que las culturas (lenguas o costumbres) pueden transmitirse sin necesidad de que lo hagan los genes. La genética, por tanto, entraña el potencial de aportar una visión complementaria y única sobre el origen del pueblo gitano.

Marcadores genéticos
Todos los humanos derivamos de una población ancestral originada en África hace unos doscientos mil años. Pese a este origen reciente como especie, el genoma de cada uno de nosotros contiene millones de variantes genéticas acumuladas durante miles de generaciones. Dado que la mayoría de estas mutaciones son neutras (su destino no se halla gobernado por la selección natural), se van acumulando en el genoma con el paso del tiempo. En consecuencia, la cantidad de diferencias genéticas entre personas de dos grupos humanos permite cuantificar el tiempo transcurrido desde que estos se separaron. Mediante la aplicación de este principio básico de la genética de poblaciones, el estudio de nuestro ADN permite investigar las separaciones, dispersiones y mezclas que han modelado la diversidad genética de los grupos humanos actuales.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.