La biología en el último cuarto de siglo

La aparición de nuevas técnicas —pinzamiento de membrana, secuenciación automática y procesos avanzados de observación y formación de imágenes—, sumada al creciente conocimiento molecular de las estructuras biológicas, han acelerado el desarrollo de las.

Es un tópico cierto que el artículo publicado en abril de 1953 por Francis Crick y James D. Watson sobre la estructura en doble hélice del ácido desoxirribonucleico (ADN) puso a la biología en sus justos raíles moleculares. De acuerdo con lo predicho por Erwin Schrödinger, la molécula de ADN era un cristal aperiódico. Lo componían cuatro bases nucleotídicas, donde, a lo largo de sus cadenas, se emparejaban adenosina con timina, guanosina con citosina, dando sentido a una correspondencia que había establecido Erwin Chargaff. Tal disposición explicaba el mecanismo de copia de la información y los errores posibles, por mutación, en el proceso. Con la sobria parquedad de los hitos históricos, Watson y Crick aportaban la solución de los problemas centrales de la genética. "No se nos escapa —afirmaban— que el emparejamiento específico que hemos postulado sugiere de inmediato un posible mecanismo de copia del material genético."

Antes de que pasaran veinte años, se elucidaron la replicación del ADN, la transcripción de ADN en ARN, la síntesis de proteínas, la linealidad del código en tripletes y los mecanismos de regulación génica. Sobre todo, el concepto de triplete. Este trío lector continuo, sin solapamiento, constituía otro pilar básico con que Crick despedía, en un segundo famoso artículo, el año 1961: al conocimiento aceptado de que la secuencia aminoacídica de la cadena polipeptídica venía determinada por bases consecutivas del ácido nucleico en una correspondencia sin solapamiento de nucleótidos, el trabajo de marras añadía el triplete de bases codificador de un aminoácido; además, quedaba establecido que se trataba de una lectura sin puntos de corte, desde un inicio fijo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.