Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2016
Tecnología

¿Atento o distraído?

Los ordenadores ya pueden saber cuándo el usuario se está aburriendo.

THOMAS FUCHS

El aburrimiento se exterioriza a través de algo más que bostezos y miradas vidriosas. Otras pistas corporales más sutiles, llamadas movimientos no instrumentales —como rascarse, cambiar con frecuencia la postura de las piernas o tamborilear los dedos—, también delatan el estado mental de una persona. Y, a semejanza de los profesores y aquellas personas habituadas a hablar en público, también las máquinas pueden captar esos signos delatores. Un nuevo estudio ha revelado que quienes usan un ordenador se mueven menos cuando prestan atención al contenido de la pantalla... y ya hay algoritmos capaces de aprovechar esa información para deducir en tiempo real si el usuario se está distrayendo.

Para medir la atención prestada, Harry Witchel, psicobiólogo de la Escuela de Medicina de Brighton y Sussex, y sus colaboradores equiparon a 27 participantes con indicadores de movimiento que un sistema informático podía seguir. Los sujetos leyeron en una pantalla fragmentos de la novela El curioso incidente del perro a medianoche, de Mark Haddon, así como extractos de las normativas de la Autoridad Bancaria Europea. A partir del movimiento de la cabeza, el torso y las piernas, el ordenador averiguó en qué momento se distraían. Y, en efecto, el análisis reveló que, cuando leían la novela, se movían casi un 50 por ciento menos que al ojear las directrices bancarias.

El sistema, descrito en Frontiers in Psychology, se suma a un volumen creciente de datos sobre la llamada «tecnología perceptiva», explica Nadia Berthouze, informática del Colegio Universitario de Londres. Una vez perfeccionada esta técnica, Witchel cree que los educadores podrán emplearla para reconocer en qué momento mengua la atención de los estudiantes y reaccionar con estrategias que permitan recuperarla. Además, el método también ayudaría a construir robots emocionalmente más afines a las personas.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.