Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Migración de las plantas andinas ante el cambio climático

En su desplazamiento hacia mayores altitudes, más frías, tropiezan con algunas barreras ecológicas.

Los bosques andinos, un «punto caliente» de la biodiversidad mundial, están experimentando cambios en su composición de especies a causa del calentamiento del planeta. [KENNETH J. FEELEY]

Una de las principales amenazas para las comunidades vegetales de nuestro planeta es el cambio climático. La supervivencia y el rendimiento de las plantas dependen en gran medida de la temperatura ambiental. Varios estudios indican que el calentamiento global está alterando la distribución de las especies y está generando cambios en la composición de los ecosistemas forestales en distintos lugares del mundo. Sin embargo, no se conoce bien cómo está afectando a los bosques de los Andes. Comprender el efecto que ejerce el cambio climático en las comunidades vegetales andinas es crucial para mejorar su gestión y fomentar su conservación.

Los Andes albergan algunos de los ecosistemas más notables de la Tierra, caracterizados por su extraordinaria diversidad de especies y abundancia de endemismos vegetales y animales. Además, ejercen un papel destacado en los ciclos biogeoquímicos y climáticos mundiales. Pero, a pesar de su importancia y las múltiples presiones antrópicas a lAs que están sometidos, los ecosistemas andinos continúan siendo poco estudiados.

Trabajos anteriores realizados, entre otros, por investigadores de nuestro grupo de la Universidad de Miami demostraron que, en lugares específicos de los Andes, el calentamiento había provocado un desplazamiento, o migración, de varias plantas hacia bosques de mayor altitud. Pero se desconocía si la cordillera en su conjunto estaba experimentando cambios generalizados en la distribución de las especies y, por tanto, en la composición de las comunidades. Tampoco se sabía si estos desplazamientos eran uniformes a lo largo del gradiente altitudinal. La migración en altura es, en definitiva, un cambio en la distribución geográfica de una especie, que se produce mediante un aumento de la mortalidad en su límite inferior de distribución y el reclutamiento de individuos nuevos más allá del límite superior.

De este modo, nuestro grupo se dispuso a comprobar si las migraciones se estaban produciendo de forma generalizada en un conjunto de parcelas forestales mucho más numeroso y distribuido a lo largo de los Andes. Nuestros resultados, publicados en Nature en noviembre de 2018, demuestran que, en efecto, el fenómeno es habitual, aunque la migración no se da de forma uniforme en altura, ya que las plantas se encuentran con ciertas barreras ecológicas que obstaculizan su desplazamiento.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.