Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2019
Economía

El coste ambiental de la desigualdad

El reparto desequilibrado del poder favorece la degradación ambiental, cuyas consecuencias pagan los pobres.

ANDREA UCINI

En síntesis

La degradación ambiental perjudica más a los pobres que a otras personas.

Los daños en el entorno son mayores allí donde la brecha entre quienes poseen poder político y económico y quienes carecen de él es más profunda.

Un nuevo ecologismo ayuda a proteger a las poblaciones marginadas que padecen los daños ambientales derivados de las actuaciones que benefician a otros.

En otoño de 2016, un conflicto ambiental en las zonas rurales de Dakota del Norte saltó a la prensa mundial. La tribu siux de Standing Rock y los activistas climáticos se enfrentaban a los promotores corporativos y gubernamentales del oleoducto Dakota Access, que se construía con el objetivo de transportar el petróleo extraído de los yacimientos de esquistos bituminosos de Bakken, en el mismo estado, hasta una terminal emplazada en Illinois. Un equipo de guardias de seguridad privados soltaron perros contra los manifestantes y la policía disolvió las protestas con cañones de agua bajo un frío intenso.

La tribu temía que una fuga del oleoducto, al pasar por la reserva hídrica del río Misuri, pudiera contaminar su suministro de agua. Los activistas climáticos se unieron a la protesta para combatir la creciente extracción de combustibles fósiles. Los partidarios del proyecto, valorado en 3800 millones de dólares, alegaban, por un lado, que salvaría la economía de la industria petrolífera al ser menos costoso que la alternativa de transportar el crudo por vía férrea; por otro lado, su construcción generaría puestos de trabajo, con el consiguiente efecto multiplicador en la economía local. No obstante, dado que el precio del petróleo se fija en los mercados mundiales, el ahorro de costes no implicaría necesariamente un precio más bajo para los consumidores, aunque sí reportaría un beneficio mayor a los productores.

Hacia diciembre de 2016, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos anunció que rechazaría la construcción del oleoducto, una decisión celebrada por los detractores del proyecto. Pero cuatro días después de tomar posesión de su cargo en enero, el presidente Donald Trump cambió las regulaciones y al cabo de unos meses el petróleo comenzó a fluir.

La batalla reflejaba un hecho real sencillo: cuando los que podrían beneficiarse del aprovechamiento de los recursos naturales poseen más poder económico y político que los que saldrían perjudicados, ese desequilibrio favorece la degradación ambiental. Y cuanto mayor es la desigualdad, mayores son los daños que se causan. Además, quienes tienen menos poder terminan pagando de forma desproporcionada las consecuencias del deterioro.

Ese tipo de situaciones son muy comunes en nuestro entorno. Las contaminantes centrales eléctricas y los peligrosos vertederos de residuos se localizan en barrios pobres. Las impurezas del agua potable aquejan a comunidades minoritarias. Pero ¿es esa relación entre poder y degradación ambiental realmente cierta? En caso afirmativo, ¿a qué se debe? ¿Y qué podemos hacer al respecto? En Standing Rock existía un buen equilibrio entre ambos extremos; pero la elección de Trump inclinó la balanza. No obstante, la experiencia, sumada a otros cambios recientes en el equilibrio de poderes, nos enseña que los esfuerzos para reducir las desigualdades económicas y sociales no solo benefician a las personas, sino también al ambiente.

Artículos relacionados

Otros artículos del informe especial La ciencia de la desigualdad

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.