Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Abril 2001Nº 295

Informe especial La protección del agua

Agricultura

Aprovechamiento agrícola del agua

Para alimentar una población que no deja de crecer, deberán extenderse los regadíos y hacerse más eficientes.
Menear
Hace seis mil años, los campesinos de Mesopotamia cavaron una zanja para derivar agua del río Eufrates. Con esa idea afortunada de calmar la sed de sus campos pusieron los fundamentos de la primera civilización basada en el riego. Todos conocen esa página de la historia de los sumerios. Menos difundido está que Sumeria fue una de las primeras civilizaciones en venirse abajo por culpa, en parte, de las consecuencias del riego.
Los campesinos sumerios cosecharon trigo y cebada en abundancia durante unos dos mil años gracias al agua extra que desviaban del río. Pero el suelo acabó por sucumbir a la salinización, la acumulación tóxica de sales y otras impurezas que deja el agua al evaporarse. Incapaz de mantener una producción de alimentos suficiente, muchos historiadores atribuyen a ese suelo arruinado una de las causas principales de la decadencia de la sociedad sumeria.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados