Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 1988
Química física

Detección de átomos y moléculas con láseres

Todos los átomos o moléculas emiten y absorben luz de una longitud de onda característica. Sintonizando un láser a dicha longitud de onda específica, los átomos y moléculas pueden detectarse con una precisión sin precedentes.

El espectro luminoso constituye el "lenguaje" en el que se expresan los átomos y las moléculas. De igual modo que pueblos distintos hablan lenguas diferentes, así cada tipo de átomo o molécula emite y absorbe luz de longitudes de onda o colores característicos. Midiendo estas longitudes de onda, los investigadores han avanzado bastante, durante los últimos 100 años, en el conocimiento de las propiedades de todos los elementos de la tabla periódica y de un gran número de sus compuestos moleculares.

El método, a pesar de su potencia, presenta limitaciones. Supongamos, por ejemplo, que estamos buscando trazas de elementos radiactivos raros, de larga vida media, en muestras tomadas del agua de un río o de la atmósfera. A lo mejor, las muestras poseen sólo un átomo radiactivo por cada billón (1012) de átomos y moléculas estables. La "voz" del átomo radiactivo —el conjunto característico de longitudes de onda de luz que este átomo emite y absorbe— es demasiado débil para detectarse entre el "griterío de la muchedumbre". Las técnicas usuales en espectroscopía, o medición espectral, están mil veces por debajo de la sensibilidad requerida, si no más.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.