Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 1983
Cosmología

Campos magnéticos en el cosmos

El mecanismo de la dinamo para la generación de campos magnéticos explica por qué Venus no tiene campo, por qué el Sol lo posee oscilante y por qué el campo galáctico dominante es paralelo al plano del disco.

Si las fuerzas nucleares y gravitatorias fuesen las únicas que actuasen en el universo, el cuadro completo de la evolución cósmica sería el de una degradación térmica gradual salpicada de sucesos explosivos ocasionales. El cosmos se asemejaría a los serenos —y monótonos— cielos de la concepción clásica. Eixste, sin embargo, un agitador cósmico: el campo magnético. Aunque sólo una pequeña parte de la energía disponible en el universo se invierte en los campos magnéticos, éstos son responsables de la mayor parte de la continua actividad violenta que se registra en el cosmos, desde las auroras polares en la atmósfera terrestre hasta las fulguraciones estelares y emisiones de rayos X, pasando por el amontonamiento de nubes de gas interestelar en las galaxias.

Dentro del sistema solar, los vehículos espaciales han transportado magnetómetros hasta las proximidades de todos los planetas, de Mercurio a Saturno. Mercurio, la Tierra, Júpiter y Saturno tienen campos magnéticos propios, no aí Venus ni Marte. La intensidad de los campos varía desde 3,5x10-3 gauss en los polos (Mercurio) hasta 8 gauss en los polos (Júpiter). En comparación, el campo magnético terrestre vale 0,6 gauss en los polos. El vehículo espacial Voyager II, que transporta un magenetómetro, debe pasar por la proximidad de Urano en 1986. En virtud de su semejanza con Júpiter y Saturno, se espera que haya campos magnéticos tanto en Urano como en Neptuno.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.