Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Marzo 1998Nº 258
Ciencia y sociedad

Arqueología

Arqueología romana. Vivir en Barcino

La ciudad romana de Barcino ha conservado numerosos testimonios que permiten asomarnos a la vida pública y privada de sus primeros habitantes.

Menear

La ciudad romana de Barcino ha conservado numerosos testimonios que permiten asomarnos a la vida pública y privada de sus prime­ros habitantes. Aunque escasean las referencias literarias, las fuentes arqueológicas y epigráficas suplen con creces las lagunas de información.

La larga continuidad de las excava­ciones urbanas ha posibilitado que co­nozcamos el tejido de aquel primer núcleo de la ciudad mediterránea subyacente al actual y que podamos restituir, por tanto, el escenario en el que deambularon los barceloneses de hace dos mil años. Un escenario al que se debe en parte la forma del casco antiguo y que presenta una notable continuidad de uso de los espacios públicos; así, por ejemplo, la plaza de San Jaime con sus edificios de gobierno regional y municipal se superpone parcialmente al foro de la ciudad romana. La catedral, en los aledaños, ocupa el mismo lugar de la primigenia basílica episcopal paleocristiana que estaba arropada por un complejo conjunto, lo mismo que sucede en otras capitales europeas.

Puede conseguir el artículo en: