Biología del desarrollo

El complejo bithorax de Drosophila melanogaster

Uno de los mayores retos de la biología es la elucidación de los mecanismos subyacentes en el desarrollo. Para su estudio, el complejo bithorax constituye un modelo aplicable a especies muy distantes entre sí.

El reino animal presenta una fascinante variedad de formas y estructuras. Fijémonos, por ejemplo, en el eje longitudinal, llamado también anteroposterior; en los vertebrados consta de cabeza, tronco y cola, mientras que en los insectos se compone de cabeza, tórax y abdomen. A lo largo de dicho eje se generan estructuras muy diversas en organismos muy distintos, como nuestros brazos o las alas de las mariposas. Gracias al espectacular avance de la biología del desarrollo sabemos que, bajo tamaña diversidad subyace, sin embargo, un mismo grupo de genes.

Hace ahora 100 años, William Bateson, biólogo inglés, encontró una variación peculiar en un artrópodo marino: la transformación de una anténula en mandíbula. Bateson llamó homeosis a ese fenómeno, del que describió sus dos características fundamentales: se trataba de una auténtica mandíbula y se hallaba en el lugar correspondiente a una anténula. Se había producido, pues, la sustitución local de la estructura normal por otra cuya ubicación anatómica no era aquélla.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.