El peso de la vida marina

La humanidad podría haber alterado la distribución de biomasa de los océanos.

Si pesáramos todas las criaturas que pueblan los mares, hallaríamos una relación sorprendente. Un equipo de investigadores ha descubierto que, si agrupamos estas formas de vida por tamaño, su masa total sigue aproximadamente una distribución matemática regular. Sin embargo, es posible que los seres humanos hayamos modificado en parte ese patrón.

Los autores del estudio, publicado en Science Advances, combinaron imágenes de satélite, muestras de agua, datos de capturas pesqueras y simulaciones informáticas para calcular el peso conjunto de todos los organismos que viven en mar abierto. Luego representaron la distribución de la biomasa en un «espectro de tamaños», para lo cual agruparon las distintas especies en 23 clases en función del peso. Dadas las enormes diferencias de tamaño existentes, los investigadores emplearon una escala logarítmica, de modo que el peso medio de los organismos incluidos en dos clases adyacentes difería en un factor de 10. Así, un grupo englobaba a los organismos de entre 0,01 y 0,1 gramos, el siguiente a los organismos de entre 0,1 y 1 gramo, y así sucesivamente.

Los científicos descubrieron que la mayoría de esos grupos contenían en torno a una gigatonelada (mil millones de toneladas) de biomasa. «Podría tratarse de una de las regularidades a mayor escala referidas a la vida de nuestro planeta», afirma Ian Hatton, biólogo del Instituto Max Planck de Matemáticas en las Ciencias de Leipzig y primer autor del estudio. Las excepciones eran algunas clases que contenían bacterias, donde había un exceso de masa debido al predominio de los microorganismos en las aguas profundas, y las clases que agrupaban a los animales de más de 10 gramos, cuya masa era desproporcionadamente baja.

Hatton y su equipo se preguntaban si el ser humano habría contribuido a esas discrepancias. Para estudiarlo, usaron simulaciones informáticas y cálculos de la población animal ya publicados para reconstruir el espectro de tamaños del océano en la década de 1850, antes de que comenzara la pesca industrial moderna. Los investigadores hallaron que el peso combinado de los organismos de más de 10 gramos, entre los que figuran las ballenas y otros muchos peces, ha disminuido en un 60 por ciento desde entonces.

La sobrepesca es un problema bien conocido, pero este trabajo ayuda a comprender su alcance, opina Andrea Bryndum-Buchholz, ecóloga marina de la Universidad Memorial de Terranova ajena al estudio. «Muestra los cambios fundamentales que hemos provocado en los océanos.»

[FUENTE: «THE GLOBAL OCEAN SIZE SPECTRUM FROM BACTERIA TO WHALES»,<br />POR IAN A. HATTON ET AL. EN <em>SCIENCE ADVANCES</em>, VOL. 7, ART. EABH3732, NOVIEMBRE DE 2021; AMANDA MONTAÑEZ (<em>gráfico</em>)]

Puedes obtener el artículo en...

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.