El altramuz

Cultivado desde muy antiguo en la cuenca mediterránea y en los Andes, La Comunidad Económica Europea acaba de introducir el altramuz dentro de su política de protección de plantas productoras de proteínas.

El déficit de producción de proteínas en el mundo representa uno de los factores más destacados de la crisis de alimentos que actualmente se padece y la principal causa de las diferencias nutricionales entre las distintas zonas del mundo. Los países en vías de desarrollo se encuentran en condiciones de inferioridad para superar dicha crisis, con unas posibilidades de crecimiento mermadas. En los últimos tiempos han surgido diferentes modelos relativos a la estrategia de utilización de los recursos alimenticios disponibles. Plantéase, en general, si éstos deben canal izarse prioritariamente hacia la especie humana o bien hacia la producción animal que, finalmente, sería destinada al hombre. En la situación actual de escasez, la ganadería de los países desarrollados consume alimentos de los que carece, con frecuencia, la población humana de otras áreas, situación que reviste caracteres más alarmantes en el caso de las proteínas. Existen, en efecto, grandes desigualdades en el consumo de proteínas en el mundo, pues frente a la media de 65 gramos por persona y día de proteína animal consumida en Europa occidental, se encuentran cifras inferiores a 10 gramos por persona y día en países pobres.

El valor biológico de las proteínas animales es, hoy por hoy, netamente superior al de las proteínas vegetales. Y no parece que, de momento, se pueda variar el sistema actual de alimentación de la población humana. Sin embargo, algunos prevén, en un futuro no muy lejano, que ciertas áreas del mundo de clima árido tendrán que tornar su mirada hacia el consumo de proteínas vegetales, dado el encarecimiento y la dificultad de conseguirlas por vía animal. Muchos países desarrollados, de Europa especialmente, se abastecen para sostener su producción animal de importaciones de proteínas de soja cada vez más costosas y difíciles; sobre todo a partir de la crisis del mercado mundial acaecida a finales del año 1973. Esta situación de crisis prolongada, que ha adquirido un carácter estructural, y el crecimiento de la demanda alimentaria exigen incrementar la producción de alimentos con todos los medios y recursos disponibles.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.