Computación avanzada en el campo de la ciencia

Los experimentos informáticos están enriqueciendo la investigación científica. Su importancia resulta hoy equiparable a la que revisten las teorías, las observaciones y los experimentos de laboratorio.

La computación de alta velocidad está cambiando de modo espectacular la forma de "hacer ciencia". Tradicionalmente, los investigadores vienen desarrollando modelos hipotéticos a partir de los cuales se avanzan predicciones contrastables mediante la observación o la experimentación. En el caso de sistemas complejos, resulta difícil encontrar simplificaciones que sigan representando adecuadamente la realidad, pues algunos de los fenómenos más importantes derivan de la combinación o multiplicación imprevisible de pequeños efectos.

El empleo de ordenadores permite ahora a los investigadores abordar con éxito fenómenos que abarcan desde la difusión de portadores de carga en un semiconductor hasta las colisiones entre galaxias preñadas de millones de estrellas. El desarrollo de modelos de esos sistemas posibilita poner sobre el tapete qué consecuencias derivan de la aplicación de teorías simples a situaciones complejas. Además, si se dispone de suficiente potencia de cálculo, cabe determinar las consecuencias de una teoría sin recurrir a aproximaciones o simplificaciones cuestionables. Un modelo informático suficientemente preciso permite la realización de mediciones comparables a las habituales en el laboratorio, e incluso resulta preferible a éstas, pues con él se llevan a cabo ensayos impracticables y se miden parámetros inaccesibles a la experimentación o a la observación. Demos un ejemplo; gracias a nuestro conocimiento preciso de la ley de Newton de la gravitación de los cuerpos y los modelos informáticos ajustados del sistema solar, podemos determinar cómo variaría la órbita de la Tierra si Marte no existiese.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.