Interfases para ordenadores avanzados

¿Por qué tiene que ser difícil utilizar los ordenadores complejos? La próxima generación de superordenadores creará refinadas "entidades artificiales" para una comunicación fluida entre la máquina y el usuario.

El simulador de vuelo constituye un buen ejemplo de la capacidad de los ordenadores modernos para imitar la realidad. El computador combina sonido, fuerza y movimiento que semejan el comportamiento aerodinámico de un avión; los superordenadores especializados aportan las imágenes. Esas representaciones visuales, eficacísimas, no son fáciles de crear; pero los superordenadores pueden convertirse en maestros de la ilusión, un poder que, paradójicamente, apenas si lo saben aprovechar las aplicaciones científicas de nuestros días.

¿Por qué limitar las capacidades de simulación de los ordenadores a una cabina de mandos? ¿No podría la máquina, facultada para recrear las sensaciones de vuelo, sintetizar los contextos en que se plantean los problemas científicos? ¿No podría construir un entorno comunicativo más natural que el teclado y las órdenes escritas? En definitiva, ¿no sería posible programar un ordenador para que creara "entidades artificiales" a través de las cuales comunicarse con el usuario?

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.