Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Sigue siendo necesario un plan sobre el clima

Los mercados y las negociaciones no sustituyen a la planificación racional y las nuevas tecnologías.
MATT COLLINS
En EE.UU. existe el mito de que el mercado, y no la planificación, es la clave del éxito. El mercado supuestamente decidirá el futuro de nuestro clima por su cuenta en cuanto se instituyan la fijación de límites máximos a las emisiones y la compraventa de los derechos de emisión, que pondrá un precio de mercado a las emisiones de carbono. Tal creencia es una tontería: tanto el mercado como la planificación son esenciales para realizar con éxito cualquier tarea a gran escala, sea pública o privada. Necesitamos una hoja de ruta para actuar, detallada y adaptable, que trascienda los límites de emisiones y compraventa de derechos de emisión.
La administración de Obama ha declarado que las emisiones de gases de efecto invernadero de EE.UU. deberían ser de alrededor de un 15 por ciento más bajas en 2020 con respecto a la actualidad, y en 2050 alrededor de un 80 por ciento inferiores a las de 1990. Otras regiones, Europa en particular, demandan mayores recortes. Se trata, empero, de debates que no llevan a ninguna parte. Al no existir un plan claro para alcanzar objetivos concretos, no hay estimaciones fiables de los costes, de los instrumentos políticos ni de las decisiones que la sociedad tendrá que afrontar. Todo se deja en manos del mercado.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.