Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 1993
Bioquímica

Dedos de cinc

Desempeñan un papel fundamental en la regulación de la actividad génica de muchas especies, desde las levaduras hasta el hombre. No hace ni diez años, todavía se desconocía su existencia.

Uno de los problemas más fascinantes de la biología actual es el de averiguar cómo se expresan los genes. Para que un gen se active, cierto grupo de proteínas, los factores de transcripción, deben unirse a determinado segmento del gen, el promotor. Se dicta así la orden de "puesta en marcha", que es la señal para que una enzima transcriba otro segmento genético de ADN en ARN. En la mayoría de los casos, la molécula de ARN que resulta sirve de molde para la síntesis de una proteína específica; otras veces, el propio ARN es el producto final. Pero, ¿cómo se las arregla un factor de transcripción para reconocer su diana específica en un promotor, con la exuberancia de ADN que hay en la célula?

Muchos factores de transcripción contienen pequeñas protuberancias, o dedos de cinc, perfectamente adaptados para reconocer ADN. En nuestro laboratorio del Consejo de Investigaciones Médicas en Cambridge, se identificó el primer dedo de cinc en 198S. Lo portaba un factor de transcripción de rana. Desde entonces, se han descubierto más de 200 proteínas, muchas de ellas factores de transcripción, con dedos de cinc. Otros factores de transcripción alojan estructuras o motivos similares. Varios laboratorios, el nuestro entre ellos, han comenzado a descrifrar el mecanismo que emplean los dedos de cinc y otras estructuras parecidas para reconocer y unirse a sus dianas específicas en el ADN.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.