Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Superación de la barrera hematoencefálica

El desarrollo de una terapia para la meningitis nos ha revelado cómo se las ingenian las bacterias para cruzar la barrera hematoencefálica. ¿Será la clave para abordar otras enfermedades del cerebro?

Pocas frustraciones se dan en medicina que igualen la que experimenta el neurólogo cuando, teniendo en sus manos un fármaco potente a una uña del foco infeccioso o de un tumor, se reconoce incapaz de llegar hasta el mismo. De todos los órganos, el cerebro es el único que permanece inaccesible a la quimioterapia. Las paredes de los vasos sanguíneos están fenestradas, cual muros de piedra agrietados, salvo las que recubren los vasos del cerebro, que se asemejan a un muro de cemento armado absolutamente impermeable. Esta pared, que recibe el nombre de barrera hematoencefálica, permite el paso de la glucosa y de pocas sustancias más, pero mantiene alejados a los intrusos, sean éstos amigos o enemigos.

Mas, como sucede en todas las batallas, los espías pueden infiltrarse a través de líneas infranqueables para el ejército regular. Ciertas bacterias se las arreglan y lo consiguen: se cuelan por la barrera hematoencefálica e infectan el líquido cefalorraquídeo. Provocan la meningitis bacteriana, la más temible de todas las infecciones de la infancia y una de las causas frecuentes de mortalidad del mundo entero, lo mismo entre niños que entre adultos. Por citar una cifra, en los Estados Unidos ataca a unas 50.000 personas cada año; hasta épocas recientes mataba hasta un tercio de sus víctimas y dejaba sordos o paralíticos a más de la mitad de los que se salvaban. Los números se elevan si hablamos de pacientes cuyo sistema inmunitario estaba ya mermado por el SIDA.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.