Brucelosis animal

La brucelosis es una enfermedad contagiosa. Su erradicación en los animales y, por consiguiente, en el hombre constituye un objetivo apremiante de los países en vías de desarrollo.

En los pueblos mediterráneos todavía produce sobresalto la simple mención de las "fiebres de Malta" o "fiebres ondulantes" por su pronóstico impreciso, inseguro tratamiento y posibilidad de recaídas. La brucelosis humana, su denominación técnica, es una de las enfermedades bacterianas más comunes del planeta. Se llama así en honor de Davis Bruce, médico militar que en 1887 aisló el agente patógeno del bazo de soldados británicos acuartelados en la isla de Malta. La bacteria recibió el epíteto del nombre latino de la isla: Microccocus melitensis (hoy, Brucella melitensis).

Unos veinte años después del trabajo de Bruce, el médico maltés Themistokles Zammit determinó que los productos lácteos no pasteurizados o hervidos provenientes de cabras infectadas eran la fuente de infección para el hombre. La brucelosis humana suele caracterizarse por sudoración y fiebre aguda o intermitente con varias manifestaciones clínicas; entre éstas, adenopatías, hepato-esplenomegalia y complicaciones osteoarticulares, genitales y cardiacas. (La endocarditis constituye la principal causa de los escasos fallecimientos que en nuestros días provoca.)

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.