La crisis crónica de la programación

A pesar de su medio siglo de vida, a la programación le siguen faltando años, tal vez decenios, para convertirse en la ingeniería madura que la sociedad informática requiere.

El nuevo aeropuerto internacional de Denver, en los EE.UU., iba a ser la maravilla de la ingeniería moderna, el orgullo de la región. Su enorme tamaño, como diez veces el londinense de Heathrow, permite el aterrizaje simultáneo de tres reactores, incluso con mal tiempo. Por colosales que sean sus dimensiones, aún es más impresionante el sistema subterráneo de traslado de equipajes con que cuenta. Cuatro mil "telecarros" independientes, lanzados a toda velocidad por 33 kilómetros de vía férrea, transportan y distribuyen los equipajes entre los mostradores, las puertas de acceso y las áreas de recogida de veinte líneas aéreas distintas. Un sistema nervioso central formado por una red de cien ordenadores conectados entre sí y a cinco mil ojos eléctricos, a cuatrocientos receptores de radio y a cincuenta y seis lectores de códigos de barras se encarga de orquestar la llegada segura y a tiempo de cada maleta y de cada bolsa de esquí.

Eso, al menos, era lo previsto, pues este gulliver lleva casi un año prisionero de los liliputienses, léase, de los errores de la batería de programas que controlan el sistema automático de equipajes. El aeropuerto debía "despegar" el día de difuntos del año pasado, pero su gran inauguración hubo de posponerse hasta diciembre, para permitir que los técnicos de la empresa BAE Automated Systems exorcizasen de espíritus malignos su sistema, que había costado 193 millones de dólares. De diciembre hubo que pasar a marzo. Marzo trocóse en mayo. En junio del presente año, las acciones del aeropuerto se cotizaban al precio del papel de embalar y el presupuesto de sus promotores sufría una hemorragia de tinta roja que alcanzaba 1,1 millones de dólares diarios en gastos financieros y de funcionamiento, viéndose obligados a admitir que no podían predecir en qué momento el sistema de equipajes adquiriría la estabilidad necesaria para poder abrir el aeropuerto.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.