«El mayor reto para la química es desacoplar el desarrollo económico del impacto ambiental»

Javier García Martínez, presidente de la IUPAC, explica cómo ha evolucionado esta institución centenaria y los principales retos que afronta en la actualidad.

Javier García Martínez nació en Logroño. Es catedrático de química inorgánica y director del Laboratorio de Nanotecnología Molecular de la Universidad de Alicante, donde ha centrado su labor en los nanomateriales y su aplicación en el sector energético. En 2005 fundó Rive Technology, empresa que comercializa la tecnología sobre catalizadores que desarrolló durante su estancia posdoctoral en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. En 2007 entró en la IUPAC como miembro de la División de Química Inorgánica. Después se integró en el comité de dirección y desde 2022 ocupa la presidencia. Es catedrático de la Fundación Rafael del Pino, en la que dirige el informe Diez tecnologías para impulsar España. En 2011 fue vicepresidente del Consejo de Tecnologías Emergentes del Foro Económico Mundial. Ha recibido varios premios relacionados con el liderazgo científico y empresarial. [Universidad de Alicante]

Ante la necesidad de disponer de un sistema estandarizado de pesos, medidas, nombres y símbolos, en 1919 la comunidad internacional de químicos, procedentes tanto del mundo académico como de la industria, creó la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC, por sus siglas en inglés). Poco más de un siglo después, esta institución normalizadora está presidida por Javier García Martínez, catedrático de química inorgánica de la Universidad de Alicante y el primer español en ocupar este cargo. El inicio de su mandato (enero de 2022) coincidió con una situación de crisis global. En ese momento estábamos saliendo de la etapa más cruenta de la pandemia de COVID-19 y, poco después, comenzó la invasión rusa de Ucrania. Aprovechamos la ocasión para hablar con él y hacer balance de este primer año en la presidencia de la IUPAC.

¿Cómo han evolucionado los objetivos y la misión de la institución?
La IUPAC se creó hace poco más de cien años, en julio de 1919, en París, para consensuar las normas que hacen posible el desarrollo de la ciencia y la industria químicas. Durante mucho tiempo, los químicos habían intentado sin éxito ponerse de acuerdo a la hora de nombrar las sustancias. La ausencia de reglas claras y universalmente aceptadas se hizo insostenible a principios del siglo XX, en pleno desarrollo de la industria química. Parece increíble, pero durante la mayor parte de la historia de nuestra ciencia, es decir, desde finales del siglo xviii hasta bien entrado el XX, los químicos no hablaban el mismo idioma. Imaginemos qué hubiera sido de las matemáticas si no nos hubiéramos puesto de acuerdo en cómo representar una división, una fracción o una derivada. Sin una lengua común, la ciencia es como una orquesta que toca sin partitura.

Más de cien años después, la IUPAC es una organización clave para el desarrollo de la química. Por un lado, ha creado una lengua para esta disciplina, mediante un vocabulario (terminología) y una sintaxis (nomenclatura). Por otro, financia decenas de proyectos de investigación y organiza congresos y cursos. Nuestra misión es que la química contribuya a mejorar la calidad de vida de las personas y la sostenibilidad del planeta. Para eso hacemos muchas más cosas que poner nombre a las sustancias. Por ejemplo, la IUPAC proporciona datos verificados que son fundamentales para el desarrollo de la ciencia y la industria: me refiero a los pesos atómicos, la abundancia isotópica, los datos espectroscópicos y las constantes termodinámicas y cinéticas. Asimismo, desarrollamos métodos de medida que permiten determinar, por ejemplo, el peso atómico de un elemento químico, la superficie específica de un sólido o la solubilidad de una sustancia en agua. 

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.