Un ciclo biológico inverosímil

Un parásito manipula el comportamiento de al menos tres hospedadores para viajar del agua al aire y retornar al medio acuático.

[Daisy Chung]

Los parásitos dan un nuevo significadoal tópico de «comer o ser comido». Con frecuencia, su ciclo biológico solo se cierra si son ingeridos por un hospedador (en algunos por varios de forma repetida), lo cual reduce a mínimos sus posibilidades de supervivencia. A fin de mejorarlas, ciertos parásitos alteran el comportamiento del hospedador de turno para aumentar las probabilidades de que este acabe siendo devorado. 

El cestodo Schistocephalus solidus necesita de hospedadores mucho mayores que él: un pez espinosillo (Gasterosteus aculeatus), en cuyo interior crecerá y, a continuación, un ave donde procreará. El problema radica en el tamaño de sus larvas que, con menos de un milímetro de largo, resultan demasiado pequeñas para ser devoradas por el pez. 

Así pues, la larva ha de ser comida primero por un copépodo, un crustáceo de aspecto similar a un camarón diminuto. Cuando está lista para pasar al siguiente hospedador, hace que el copépodo se mueva y se contornee; si todo va bien (para el parásito), un espinosillo devorará al crustáceo. En el interior del pez, la larva crecerá hasta alcanzar una talla enorme, lo que hará que el infortunado espinosillo boquee agotado en la superficie del agua, donde es probable que sea atrapado por un pájaro. En el cuerpo de este último, el parásito madurará, consumará la cópula y sus huevos regresarán al agua con los excrementos del ave. Así el ciclo dará comienzo de nuevo.

La parasitóloga Nina Hafer-Hahmann, al estudiar el cestodo S. solidus en el Instituto Max Planck de Biología Evolutiva, en Plön, demostró que el parásito manipula el comportamiento del copépodo que lo aloja y que esa facultad es hereditaria.

[<a href="/images/64604/raw.png" target="_blank">AMPLIAR IMAGEN</a>]

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.