Realidad y ficción de la ciencia forense

Abogados, investigadores y educadores han percibido el influjo de las populares series de televisión protagonizadas por la policía científica.
La ciencia forense ha sido la columna vertebral de muchas historias de misterio, desde las aventuras de Auguste Dupin imaginadas por Edgar Allan Poe, o los relatos de Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle, hasta las actuales series de televisión protagonizadas por investigadores forenses. Los métodos de Holmes presagiaban muchas de las técnicas que hoy relacionan los indicios físicos con el autor de un crimen; es el caso de las pruebas de sangre. La ciencia forense se convirtió en una profesión específica a principios del siglo XX; a finales, con las pruebas de ADN, se hizo popular. Y hoy, las series centradas en la policía científica, muy en especial CSI, con sus variantes, tienen grandes audiencias.
Estos programas pueden hacer creer a los espectadores que los laboratorios forenses cuentan con los aparatos más avanzados y un abundante personal altamente cualificado que nada en recursos para concluir a tiempo y con éxito cada investigación. Sin embargo, esta percepción pública está muy lejos de la realidad. Hay quienes deploran un "efecto CSI": algunos abogados y jueces tienen la impresión de que los miembros de los jurados que siguen esas series empiezan a demandar en los juicios pruebas físicas poco razonables. A esto lo llaman "efecto CSI". Haya o no un tal efecto que repercuta de modo cuantificable en los tribunales, es indiscutible, sin embargo, la influencia que ese tipo de programas ejerce en las actividades de la policía, que ahora recopila más pruebas físicas que nunca. O en el mundo académico, cuya oferta de cursos de ciencia forense crece exponencialmente. O en los saturados laboratorios reales, que distan de parecerse a los palacios bañados en luz azul de la televisión.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.