Una red de energía para la economía del hidrógeno

Podrían interconectarse cables de superconductores criogénicos para que formasen una "Superred" que distribuiría a la vez energía eléctrica e hidrógeno combustible.
En la tarde del 14 de agosto de 2003, la ciudad de Nueva York se quedó sin luz. Los 10 millones de habitantes de la Gran Manzana -además de otros 40 millones del nordeste de EE.UU. y Ontario- vivieron una tensa noche de oscuridad. Las sobrecargas producidas por el fallo de una central eléctrica en Ontario habían sobrecalentado unas líneas de alta tensión; al tocar con los árboles, se cortocircuitaron. Los fallos se propagaron en cascada, como fichas de dominó, por toda la red eléctrica: cayeron 265 centrales, que dejaron a oscuras 24.000 kilómetros cuadrados.
Aquel incidente, así como el apagón aún más extenso que un mes más tarde afectó a 56 millones de personas en Italia y Suiza, hizo reparar en los problemas que crean las redes eléctricas interconectadas, en la civilización moderna equivalentes al sistema circulatorio biológico. En Norteamérica la red de suministro eléctrico ha evolucionado palmo a palmo en los cien últimos años. Hoy es una infraestructura de más de un billón de dólares, que cubre todo el continente con millones de kilómetros de hilos a tensiones de hasta 765.000 volt. Pese a su importancia, ninguna organización tiene control sobre el funcionamiento, la conservación o la protección de la red, fenómeno que se repite también en Europa. Docenas de compañías deben cooperar, aun cuando compitan por generar y distribuir, a cada segundo, exactamente la potencia que demandan los clientes: ni más ni menos. Los apagones de 2003 levantaron un clamor unánime por un control más estricto del gobierno y espolearon a las compañías a proceder con mayor presteza, a través de su Consorcio IntelliGrid y del programa GridWise (red inteligente) del Departamento de Energía de EE.UU., a crear en la red sistemas capaces de autorrepararse e impedir la propagación en cascada de ciertos tipos de cortes de suministro. Pero la fiabilidad no es el único reto -ni siquiera el más importante- que afrontará la red en las próximas décadas.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.