Estrategias para reducir el riesgo de cáncer

Si se tomaran ciertas medidas elementales de prevención, se salvarían cada año cientos de miles de vidas en los países desarrollados.

En Europa, y durante este año de 1996, rondarán el millón las víctimas de cáncer. Algo más de 550.000 personas, por la misma razón, fallecerán en los Estados Unidos. Pero no es un sino ineluctable. Los datos que se han venido recogiendo indican que esas zonas del globo con altas tasas de mortalidad por cáncer podrían haberse ahorrado más de la mitad de las bajas.
Tras decenios de investigación podemos ya sostener la tesis de la posibilidad de rebajar el riesgo de cáncer. La sucesión de experimentos de laboratorio ha terminado por demostrar que diversos productos químicos y otros agentes ambientales provocan cáncer en animales; la medicina laboral, por su parte, ha logrado vincular la exposición intensa a ciertas sustancias en el lugar de trabajo con riesgos elevados de tipos específicos de neoplasias. La demografía, por fin, confirma que los emigrantes tienden a adoptar el patrón del cáncer del país de acogida en un intervalo de tiempo que varía desde unos diez años (para el cáncer de colon y recto) hasta algunas generaciones (para el cáncer de mama); observación de la que se desprende que existe un agente causal en el entorno al que se llega: dieta, pautas de actividad física u otros. Si los factores externos aumen­tan el riesgo de cáncer, disminuirá el peligro si los obviamos.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.