Con los antibióticos, casi siempre menos es más

En muchas infecciones habituales basta con menos días de tratamiento

[Fatinha Ramos]

Mi marido tiene la mala costumbre de no terminar el tratamiento cuando le recetan una o dos semanas de antibióticos. Lo abandona una vez que le desaparecen los síntomas, pese a que el prospecto advierte de tomarlo durante el tiempo prescrito. Hacer caso omiso a las indicaciones del médico no es buena idea, pero en esto tal vez tenga razón. 

Numerosos estudios indican que muchas infecciones bacterianas responden igual de bien a una tanda breve de antibióticos, de unos días, que a la pauta acostumbrada, que se cuenta por semanas. Los tratamientos cortos también comportan menor riesgo de efectos secundarios. La solidez de esas investigaciones convenció al Colegio de Médicos de EE.UU., que publicó el pasado junio nuevas recomendaciones sobre prácticas óptimas en cuatro tipos de infecciones: neumonía (extrahospitalaria), infección urinaria no complicada, una inflamación de la piel llamada celulitis infecciosa (pero solo en ausencia de pus) y bronquitis aguda en personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica. «Representan algunas de las infecciones que los internistas tratan con mayor frecuencia cada semana y que suelen recibir tratamientos innecesarios», asegura Rachael Lee, primera autora de dichas recomendaciones y especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Alabama, Birmingham. La gran pregunta que se plantea ahora es si los médicos tomarán nota y cambiarán su forma de actuar.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.