Ver tras las esquinas

Crean una cámara holográfica capaz de reconstruir las imágenes de objetos ocultos.

[9GEORGE/ISTOCK]

Una nueva técnica de imagen podría permitir algún día que los médicos echen un vistazo dentro de los tejidos humanos y detrás de los huesos, que los mecánicos inspeccionen aparatos en movimiento (como las turbinas de los aviones) para localizar pequeños defectos, o que los vehículos autónomos vean a través de una densa niebla o en curvas sin visibilidad. Un estudio publicado en Nature Communications describe este método, llamado holografía de longitud de onda sintética, que proporciona fotografías detalladas y casi instantáneas de objetos ocultos.

Cuando la luz rebota en una pared o atraviesa un material turbio se dispersa, explica Atul Ingle, ingeniero eléctrico de la Universidad Estatal de Portland que no participó en el trabajo. Para atisbar lo que hay al otro lado de tales obstáculos «es preciso "deshacer" la dispersión y determinar las estructuras ocultas con una resolución muy alta». La nueva técnica supera esos retos y capta suficientes fotogramas por segundo como para crear un vídeo, añade Ingle.

El método consiste en enviar rayos láser con dos longitudes de onda ligeramente distintas contra un obstáculo (ya sea una pared o un material translúcido), para lograr que incidan sobre un objetivo oculto. Parte de la luz reflejada por este se capta y se superpone, generando un patrón de interferencia que revela la distancia al objeto que no podemos ver directamente. El proceso se basa en la interferometría, una técnica que se ha empleado para medir con precisión el tamaño y la forma de estrellas y estructuras celulares. Otras propuestas para obtener imágenes «sin línea de visión» tienen problemas para conseguir simultáneamente velocidades elevadas, altas resoluciones y campos de visión amplios. «Nuestro método combina todos esos atributos a la vez», afirma Florian Willomitzer, físico de la Universidad del Noroeste y primer autor del estudio.

Willomitzer y sus colaboradores demostraron que podían captar imágenes de letras milimétricas situadas a la vuelta de una esquina o tras láminas de plástico translúcidas. Los anteriores métodos de imagen escaneaban de forma iterativa miles de píxeles para componer una escena; sin embargo, este proceso precisó únicamente dos exposiciones (cada una de tan solo 23 milisegundos) para escanear un campo de visión casi semiesférico.

Combinando esta técnica con la ecografía, los médicos podrían ver detrás de los huesos o distinguir los capilares bajo la piel, sostiene Ingle. No obstante, los dos investigadores coinciden en que habrá que trabajar más y realizar más pruebas para que esa idea se materialice. Examinar una muestra de tejido vivo es más difícil que mirar a través de un plástico delgado, pero Ingle opina que, en unos 10 años, esta investigación podría dar lugar a un método comercial para divisar lo que se esconde más allá de la línea de visión.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.