Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 1996
Epidemiología

Indicadores internos del riesgo de cáncer

La epidemiología molecular, una disciplina en pleno desarrollo, busca indicadores biológicos que revelen las posibilidades de padecer cáncer. Su avance dará mayor consistencia a las medidas preventivas.
Imaginemos que, mucho antes de que aparecieran los tumores, un laboratorio pudiera detectar indicios biológicos "biomarcadores" del ataque sufrido en los tejidos por agentes específicos de cáncer o, peor, del inicio de cambios precancero­sos. Y supongamos que fuera posible identificar biomarcadores de especial vulnerabilidad a los efectos de los carcinógenos ambientales. (Entre estos agentes figuran el humo del tabaco, la radiación, ciertos microorganismos y los productos químicos, naturales o sintéticos, presentes en nuestro alimento, el agua y el aire.) El descubrimiento de esos marcadores ayudaría a prevenir el cáncer en las personas afectadas, porque sabrían al menos qué carcinógenos deberían evitar por encima de todo. El uso de marcadores para poner de manifiesto el riesgo incrementado que corren ciertos grupos, como los niños, serviría quizá también para que los responsables de la sanidad pública adoptaran nuevas medidas orientadas a reducir las exposiciones cuyo control no está en manos del individuo.
Guiados por tales propósitos, los investigadores de una disciplina floreciente denominada epidemiología molecular han iniciado la búsqueda de biomarcadores que permitan reconocer la existencia de un riesgo redoblado de desarrollar cáncer. Se trata de una especialidad aún joven. No se puede todavía rastrear un elenco de marcadores en un individuo y ofrecerle una valoración significativa de su probabilidad de adquirir cáncer. Pero estas pruebas serán factibles algún día. (El retraso no es malo en absoluto. Las personas que se sometan a estas pruebas deberán estar celosamente protegidas contra la discriminación practicada por las compañías de seguros y los empresarios, pero todavía no existen las garantías necesarias.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.