Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 1996
Historia de la técnica

La boga en la Grecia clásica

La flota que derrotó en Salamina a las huestes del rey Jerjes sacó el máximo rendimiento de la estrepada mediante una técnica que los remeros deportivos volvieron a inventar en el siglo XIX.
Cuando las naves griegas dominaban el Mediterráneo, en la era clásica de las galeras de remo, los atenienses ejercían la hegemonía sobre los demás helenos. La mayoría de los estados basaban su poderío militar en la caballería de base aristocrática o la infantería de compo­sición más popular, pero Atenas, movilizando muchos miles de ciudadanos de un nivel social bajo, los utilizó como remeros de la flota. Temístocles, el genio de esta política naval, supo resistir los ataques hiperbólicos de sus rivales más conservadores, quienes le acusaban de "haber robado la lanza y el escudo a los atenienses degradándoles al cojín y el remo". La alusión a los remos es muy clara y evidente, pues cada trirreme o galera de guerra ateniense con tres órdenes de remos llevaba 170 remeros. Pero, ¿por qué mencionaban el cojín?
Este cojín o asiento constituye un enigma, uno de los muchos existentes en la historia de la técnica. Por mi parte creo haber encontrado la solución de este misterio, considerando que los cojines usados por los remeros griegos eran uno de esos avances técnicos modestos "comparable al estribo en equitación o el arco largo introducido en la Edad Media", pero capaces de decidir la suerte de un imperio. Aunque hoy sea un enigma, el cojín en cuestión resultaba en aquella época tan familiar que incluso el geógrafo griego Eratóstenes describió Mesopotamia diciendo que tenía su forma. Cuando no existe ninguna explicación escrita, como sucede en este caso, los historiadores debemos buscar la solución apoyándonos en los detalles que afortunadamente han resistido el paso del tiempo. Al igual que sucede con otros muchos elementos de carácter técnico, es probable que nadie se tomara la molestia de describirlo o representarlo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.