Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Diciembre 2000Nº 291

Medicina

Cirugía cardíaca avanzada

Los cirujanos operan ya el corazón sin necesidad de suspender la actividad del mismo. Las técnicas empleadas convierten la intervención en un procedimiento más seguro y económico.
Menear
Después de subir los escalones del primer piso, el señor Petit tiene que descansar en el rellano antes de iniciar el segundo tramo. Siente como si un elefante le oprimiera el pecho con su pata. El dolor es consecuencia del bloqueo de las arterias coronarias, los vasos que aportan sangre rica en oxígeno a los músculos del corazón. Necesita una intervención quirúrgica de derivación (un bypass), pero no dispone ni del dinero, ni del tiempo prolongado que requerirá su hospitalización. (El costo de la intervención en Europa es de unos cuatro millones de pesetas y en los Estados Unidos más o menos el doble.)
La señora Vázquez es una mujer de edad avanzada que sufre dolores en el pecho al menor movimiento. En levantarse y vestirse tarda una hora, por lo menos. Necesita, y con cierta urgencia, un puente coronario. Por fortuna vive cerca de un hospital con un departamento de cardiología, y su seguro pagará la intervención. Pero la señora Vázquez tiene problemas respiratorios y una enfermedad renal y acaba de salir de un ictus. El cirujano cardiovascular considera que es muy peligroso intervenirla.

Puede conseguir el artículo en: