Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 1999
Informática

Búsqueda en la Red

La velocidad con que aumenta el caudal de información en el ciberespacio es vertiginosa y, apremiante, la necesidad de buscadores más eficaces. La solución podría estar en una técnica nueva de concatenación.
Todos los días, un millón de páginas electrónicas vienen a sumarse a los cientos de millones ya existentes en la WWW (la Telaraña o Malla Máxima Mundial). Este abrumador volumen de información es mantenido más o menos laxamente de una pieza gracias a más de mil millones de conexiones, por lo general comentadas, conocidas por vínculos. Por primera vez en la historia, millones de personas pueden tener acceso casi instantáneo desde sus hogares u oficinas a los productos de creación de una fracción importante -y creciente- de la población del planeta.
Mas, por culpa de ese rápido y caótico crecimiento de la Telaraña, la información resultante carece de organización y estructura. De hecho, la Red, en su evolución, se ha convertido en una inmensa maraña de proporciones no imaginadas. Sus páginas aparecen en cualquier idioma, dialecto o estilo, escritas por personas de cualquier origen, educación, cultura, interés o motivación. La extensión de sus páginas puede ir desde unos pocos caracteres hasta centenares de miles; en ellas hallan cobijo verdades, falsedades, sabiduría, propaganda o puras tonterías. ¿Cómo extraer de esta maraña digital las páginas pertinentes a la información deseada?

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.