Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 1999
Internet

El lenguaje XML

El hipertexto e Internet, combinados, iniciaron una revolución. Un ingrediente nuevo, el lenguaje XML, se dispone a terminar la tarea.
A las personas, unos pocos indicios suelen bastarles para deducir el resto. En una ojeada a esta página veremos palabras en letras grandes, seguidas de bloques de texto en letra pequeña. El lector reconoce en el acto el comienzo de un artículo. Examina una lista de artículos de venta por correo y enseguida distingue las instrucciones para hacer el encargo. Con unas cuantas líneas de números se entera del estado de su cuenta corriente.
Los ordenadores no son tan inteligentes. Hay que indicarles con exactitud qué sea cada cosa, qué relación guardan unas con otras y cómo deben manejarlas. El lenguaje ampliable de anotación, más conocido por lenguaje XML (Extensible Markup Language), responde a ese propósito. Se busca con él lograr que la información se describa a sí misma. Sencillo como suena, tal cambio en la forma de comunicarse los ordenadores abre la posibilidad de que Internet trascienda la mera entrega de información y opere otras muchas clases de actividades. Desde que el World Wide Web Consortium (abréviase en W3C) terminó de elaborar el XML, a primeros de 1998, este estándar se ha propagado como una ráfaga de fuego por la ciencia y se ha introducido en la industria y la medicina.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.