Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 1999
Arqueología

El secreto de Nabada

Los orientalistas atribuyeron un interés secundario a las colinas del norte de Siria durante mucho tiempo. Las excavaciones han revelado la existencia al norte de Mesopotamia de Nabada, una metrópolis culta y bien organizada.

Mesopotamia, tierra fértil situada entre los ríos Tigris y Eufrates. País de los sumerios, babilonios, asirios y muchos pueblos más que han escrito la historia de la humanidad. Sede de refinadas culturas, lugar de origen de la escritura cuneiforme y paisaje veterotestamentario, que gana en la comparación con Egipto. Desde finales del siglo XIX los arqueólogos buscan, de una forma sistemática, recuperar la historia antigua de Oriente Medio y seguir el rastro de las narraciones bíblicas. Bajo las arenas de Irak han ido apareciendo las ruinas de Asur, Babilonia, Ur y Uruk, que fueron ciudades-estado.

Restos de murallas, tablillas escritas y otros objetos dan testimonio de una historia cambiante que comenzó hace más de 5000 años. Allí, donde en otro tiempo abundaba el agua y un ingenioso sistema de canales regaba los campos, donde cosechas feraces posibilitaban el comercio con pueblos lejanos, únicamente allí —según se creía— radicaban los centros del poder y sólo en sus entrañas se gestó la civilización.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.